¿Quién es Kentaro Miura y por qué fue el mejor mangaka?

Kentaro Miura falleció a los 54 años dejando huérfana a la obra más aclamada del manga: “Berserk”. Detrás de ese título se esconden inspiraciones, repercusiones, pausas y estrés.   

“Murió haciendo lo que quería, sin importar que, ¿Verdad? Apuesto a que fue feliz”, dice el personaje de Guts al mismo tiempo que sostiene una mirada melancólica mientras cae la nieve. Su dibujo es soberbio pero ni siquiera es el mejor trabajo de Kentaro Miura, ya que en esa escena apenas se estaba abarcando el primer arco de “Berserk” en 1990. Ese trazo fue evolucionando con los años, al igual que su renombre. 

No es primicia su muerte.  El equipo editorial Hakusensha, a través de su revista, Young Animal, ha comunicado la noticia en la mañana de este 20 de mayo pero su fallecimiento tuvo lugar el pasado 6 de mayo. “Nos gustaría expresar nuestro mayor respeto y gratitud por el trabajo de pintura del Dr. Miura y orar por su alma”, describe la editorial

Fue a causa de una disección aórtica, una enfermedad cardiaca poco frecuente. Esto provoca que la sangre salga por la rasgadura interna generada y que no llegue la suficiente a otros órganos. Además, esta sangre genera una separación entre la capa interna y las capas medias de la arteria aorta, lo que entendemos como disección. En pocas palabras, su corazón fue desgarrado.

 

Por más amarillista que quizá suene la causa de esta enfermedad está ligada con su trabajo. Tampoco es una cuestión poética de sentimientos o paralelismos con sus personajes. Su fallecimiento no romantiza el hecho de que la presión de su trabajo trajo dolencias y afectó su presión arterial. Lamentablemente es un ejemplo del que sufren varios mangakas y cualquier trabajador sobre explotado.

 

El sueño de Kentaro

“Dios nos otorga un destino. El destino llamado encuentro(…) Dios nos otorga un destino, pero es el hombre el que decide”. -Flora

 

Nació en Japón en 1966 en Ciudad Chiba. Desde temprano le gustaba leer comics y manga. Soñaba con hacerlos. En 1976, a la edad de 10 años, Miura hizo su primer manga, titulado “Miuranger”, publicado por sus compañeros de clase en la escuela. El manga llegó a los 40 tomos pero solo se conocen algunas imágenes que circulan por internet. No tuvo re ediciones. 

Al ingresar en la Facultad de Arte de la Universidad Nihon en 1985, Miura creó la obra de ciencia ficción a número único “Futatabi”, que le valió la nominación a “mejor autor debutante” por la revista Shūkan Shōnen Magazine.

 

En el mismo año, Fresh Magazine publicó “NOA”, otro de sus mangas, obra también de ciencia ficción hasta que fue cancelada por desacuerdos con uno de los editores. En noviembre de 1988, creó Berserk – The Prototype, publicada en Gekkan KomiKomi. Fue ahí donde comenzó una carrera sin escalas. Sin parar. Nunca lo hizo. 

 

Trabajó al lado de sus influyentes. En 1989 comenzó un proyecto titulado “King of Wolves” , basado en el guion de Buronson, escritor de “Hokuto no Ken” (El Puño de la Estrella del Norte). Fue publicado mensualmente en la revista Japanese Animal House, su casa editorial durante el resto de sus trabajos. La misma le ofreció una oferta: Libertad creativa a cambio de un porcentaje importante en ganancias del “merchandinsing”. 

Con ese parámetro continuó Berserk desde hace más de 30 años. En el medio hubo creó “Japón” (1992), “Gigantomakhia” (2013) y Duranki (2019). Con sus hiatus y su presunta adicción al videojuego “The idolmaster” a logrado hacerse un espacio entre los grandes del género cambiándolo para siempre.  

 

 

El peso de Berserk

“Estoy acostumbrado a luchar para sobrevivir, pero lo que empeora a diario es la presión para no morir ¿Alguna vez he empuñado una espada tan pesada?” -Guts

Sangre, tripas, engendros, espadas enormes, músculos, mutilaciones. Parece otra oda a la masculinidad de los 90. La obra que empieza literalmente con su protagonista cogiéndose una mujer que se transforma en un monstruo amorfo. Pero más allá de esa superficie tan banal la misma deconstruye el género, con un anti-héroe único, personajes inolvidables y arcos narrativos que George R.R Martin sueña con tener. 

La típica historia de venganza toma un giro dramático ligado al pasado de Guts, un torturado mercenario que solo encuentra alegría en las chispas de su espada.  Hasta que su vida cambia por completo con la banda del Halcón y sobre todo, por Griffith.

 

Ambientado en un mundo medieval donde los asesinatos están a la orden del día y las criaturas sobre naturales parecen sacadas de las pesadillas de Lovecraft y Tolkien. Es importante aclarar que pertenece al genero Seinen, es decir que está dirigido para adultos. 

Los tópicos que tocan son brutales con el mayor detalle posible, el dibujo es arte por si mismo. Sin dudas no tiene pelos en la lengua para hablar del suicidio, el liderazgo idealizado, el rol de la iglesia o los gobiernos.

En 1997 Miura fue supervisor del anime de 25 episodios de “Berserk” que se emitieron ese año en la cadena NTV (disponible por ahora en YouTube). En 1999, Miura hizo una contribución menor en el videojuego de la consola Dreamcast Sword of the Berserk: Guts’ Rage. El año 2004 también colaboró en un juego de la consola PS2 llamado Berserk Millennium Falcon Arc: Chapter of the Holy Demon War.

Su repercusión fue tanta en el medio, que cuando un personaje pierde toda cordura por la furia y aumenta su “poder” se lo conoce como estado “Berserk”.

En el ámbito de los videojuegos tampoco se queda atrás porque su filosofía y estética fue la que inspiró a Hidataka Miyazaki a plasmar “Dark Souls”, la saga que curiosamente también trajo un género nuevo a los videojuegos.

 

Lo único que recomendamos desde este medio barrial es leer y releer “Berserk” hasta siempre, porque una historia sin final es una historia infinita.